La humedad por capilaridad es la provocada por el agua del subsuelo cuando asciende al edificio. Normalmente se produce por una falta de impermeabilización de la cimentación o un mal estado de la misma. Los síntomas de esta humedad por capilaridad son claros: aparece en la parte inferior de los muros (a veces puede subir hasta dos metros), provoca desprendimiento de pintura y suele verse salitre. El salitre son las sales que arrastra el agua subterránea que al evaporarse aumentan de tamaño, cristalizan y rompen el revestimiento del muro. Se manifiestan como un polvo blanco que se deshace al tocarlo.

La humedad por capilaridad es la patología más frecuente en los edificios en contacto con el terreno. Puede aparecer en las plantas bajas de los bloques de departamentos, en casas solas, locales comerciales o edificios de todo tipo.

Hasta ahora la «solución» que se le da a este tipo de humedad es sólo un parche temporal. Consiste en aplicar impermeabilizares y diferentes acabados para que no se vea la humedad pero el muro sigue estando empapado.

Nosotros proponemos una solución definitiva porque eliminamos el problema de raíz, es decir, el ascenso capilar del agua. Nuestro sistema se llama electroósmosis inalámbrica y puedes ver cómo funciona aquí. El equipo que instalamos evita el ascenso del agua protegiendo al edificio de la humedad. Una vez instalado el muro seca por evaporación natural si su revestimiento es permeable y una vez seco la humedad no vuelve a aparecer.